Porqué siempre habrá más periferia que centro.

Abrahán R.B. rxba87@gmail.com @abbrahan

miércoles, 15 de septiembre de 2010

¿Y sí dijera me preocupa más el caso de los gitanos expulsados de Francia que la violencia en México?

"Las tragedias son tragedias, porque son ineludibles...
las farsas, por otro lado, redundan en lo absurdo"

¿Y sí dijera me preocupa más el caso de los gitanos expulsados de Francia que la violencia en México?
Es lo que creo. El primero me parece un caso de racismo, el segundo me parece un problema más complejo, no depende sólo de nuestro país o de lo que puedan o no hacer nuestros torpes gobernantes. Por lo mismo el primero me parece más aberrante; se puede argumentar que yo no vivo y desconozco el contexto en el que se da. Personalmente creo que no hay mucho que entender. En el caso mexicano la guerra contra el narcotráfico se da en condiciones impuestas y dadas que desde luego no pedimos pero que, lamentablemente, nos orillan a una tragedia ineludible. Tendremos que pasar por eso. Es decir, cualquier decisión que se tome implicará un alto costo para la sociedad y para el país. Sí se legalizarán las drogas (que es una decisión que sólo se tomará en México sí los gringos la toman primero) seguramente pasará que el índice de consumidores se elevaría considerablemente, y esto pasaría un alto costo para el México de un futuro no muy lejano. Sin mencionar, que el dinero del narcotráfico también ya sostiene una parte importante de la economía nacional. Informal, pero de todas formas parte de ella. Sí la guerra continua sería redundante hablar de los costos colaterales que de hecho ya estamos pagando. Por otro lado el consumo de drogas en el país no disminuye, por el contrario está aumentando. Es como si no hubiera salida, más aún si recordamos que el país más necesitado de drogas duras, está en el norte de nuestra frontera. Eso, tragedia ineludible. No sé que tantas veces ha pasado en la historia, pero creo que es relativamente nuevo, Colombia (cuyo problema no se ha resuelto), un poco más atrás la guerra del opio en China, podría ser similar en algunas cosas.
El caso de los gitanos en europa por el contrario, es centenario. Claro ejemplo del problema de aceptar y de entender a los otros o juzgarlos como males para la sociedad por su cultura o por su origen étnico: racismo puro. ¡Y es que no puede haber cultura precisamente más antagónica a la que postula la hegemonía europea!. Es como si fuera un dolor de cabeza ideológico. Primero que nada, los gitanos siempre han vivido fuera de esa artificiosa idea que engloba la nación-estado-cultura-territorio a una sola cosa. ¡Imagínese ese dolor de cabeza en la época en que nacieron los nacionalismos Europeos! (época en la cual los gitanos podían ser ejecutados sin juicio previo). Tampoco se han ceñido a las ideas de propiedad, a la idea del sedentarismo "civilizador", de individualidad o del destino de vertiente cristiana protestante, por mencionar algunos. Me preocupa que los europeos no puedan resolver más dignamente estos problemas y que siempre tengan que recurrir a discursos nacionalistas y racistas. Más aún cuando se expulsa a ciudadanos de la Unión Europea. Lo que no se dice es que esa ciudadanía implica aceptar la cultura hegemónica, y que sin ello sus beneficios no pueden ser adquiridos realmente. Quizá los gitanos viven en demasiada nostalgia con el pasado, quizá más con un miedo al cambio... pero ¿no es horrible cuando alguien intenta imponer por la fuerza sus ideas a alguien que no las quiere?
Quizá la única razón por la que aún hay Gitanos en europa, es porque la posibilidad de una redención del discurso eurocentrista, está mediante ellos aún abierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario