Porqué siempre habrá más periferia que centro.

Abrahán R.B. rxba87@gmail.com @abbrahan

viernes, 19 de agosto de 2011

Nodo Global 2: London Burning

Londres, Inglaterra.
Clasificación: Alfa++
Hay solo dos ciudades en el mundo que pueden legítimamente (si es que podemos usar esa palabra para describir una vulgar lucha financiera) competir por el título de nodo global principal de la ciudad global. No es difícil adivinar sus nombres; una pista, ambas son las ciudades principales de los anglo-saxons: Nueva York, y la capital de la llamada perfida albión: Londres. Dejemos la nota sobre la sede de wall street para otra entrada y concentremos en la sede de la City. Después de todo, sin esta no existiría aquella.

Es la capital financiera más antigua del mundo moderno, y quizá vuelva a recuperar pronto con plenitud (brevemente, desde luego) su categoría de "centro y capital del mundo" (recuérdese que desde ahí se mide el mismísimo tiempo con los usos horarios), título que su ingrata hija jankee, osó quitarle durante casi todo el siglo XX. Y a pesar de ostentar ese título, la verdad es que esta capital, ha sufrido lo mismo o más, que cualquier ciudad que se haya urbanizado.
"Guns of Brinxton"

sábado, 11 de junio de 2011

Party-cipation

El uso y sobreuso del término participación en arquitectura proviene principalmente de la política. Por ello es notorio percibir en ella el considerable abuso que ha sufrido en el ámbito político común, el del discurso panfletero, ahí donde suele ser espetada o invocada a la menor provocación, como una especie de conjuro (quizá debido simplemente a su sonoridad) porque pareciera poder trasmitir mágicamente a las masas un discurso políticamente correcto, infaliblemente convencedor. Este equívoco lleva a una de las peores degeneraciones del término: aquella que la concibe como una utopía feliz. Es esta miope consideración la que suele permear con facilidad ciertos espacios académicos. El discurso profundo de la participación en arquitectura y urbanismo consiste precisamente en lo contrario: en abrir las múltiples cajas de pandora de las realidades urbanas y abrirse a reconocer en ellas los conflictos existentes, agrestes, difíciles de abordar, desordenados e inordenables, sin considerarlos de antemano negativos o peligrosos, sin olvidar que desde luego podrían serlo. La pregunta sería entonces ¿si la participación haría que la arquitectura dejará su oficio embaucador, creador de imágenes vanas de espacios idílicos tan ingenuos como perversos, para trabajar con lo existente, con lo que siempre está por reconocerse?



lunes, 7 de marzo de 2011

Arquitectura y autoritarismo

Las grandes obras "modelo" de arquitectura y urbanismo suelen estar acompañadas de un control político autoritario, sobre todo las que suelen convertirse en los ejemplos más paradigmáticos. No es casual que los arquitectos del llamado "star system" reconozcan que prefieren trabajar en países de regímenes represivos, ya sean China, las dictaduras de Asia Central, los petroreinos del golfo pérsico o cualquier gran corporación trasnacional, todos estos sistemas afines. Es asi que los clientes favoritos por estos arquitectos suelen ser Dictadores, Reyes o en su defecto las cabezas de las corporaciones todopoderosas. Aunque, desde luego, el Estado modelo de las democracias occidentales ha sido uno de los principales benefactores en la promoción de obras impuestas (no en pocas veces a la fuerza) en aras de un supuesto "bien común".
La ambiciosa táctica (que no plan) de Haussmann que transformó París, modelo del urbanismo moderno, ¿Podría haberse realizado en un gobierno que no fuera el de un emperador?